Flores de Bach

Las Flores de Bach son una serie de esencias naturales utilizadas para tratar diversas situaciones emocionales, como miedos, soledad, desesperación, estrés, depresión y obsesiones. Fueron descubiertas por Edward Bach entre los años 1926 y 1934.

El Dr. Bach era un investigador, además de médico y homeópata. Experimentó con diversas flores silvestres nativas de la región de Gales, en Gran Bretaña, de donde él era originario, hasta encontrar 38 remedios naturales, cada uno con propiedades curativas para distintos problemas emocionales. A estas 38 flores se les llaman Flores de Bach. Las Flores de Bach también reciben el nombre de esencias florales de Bach y de elíxires florales de Bach.

El uso de las flores de Bach está destinado a aliviar desequilibrios psico-emocionales y de carácter (tales como miedo, impaciencia, angustia, incertidumbre, ira, confusión, intolerancia, timidez, entre otros) para influir o prevenir padecimientos físicos y/o psíquicos (enfermedades). Básicamente, se concibió el uso de sus remedios basándose en la hipótesis de que las enfermedades son consecuencia de trastornos o desequilibrios de la dimensión emocional-mental de la personalidad producto de un conflicto Alma-Personalidad. Este tipo de ideas forman parte de la concepción mística de sobre la salud-enfermedad, al restaurar el equilibrio emocional se resuelve la enfermedad física, Fue de esta forma que desarrolló la Terapia de las emociones.

Después de más de 70 años, las Flores de Bach han sido probadas como un magnífico sistema para tratar los problemas físicos, mentales y emocionales de los seres vivos.

Nosotros creemos que a cada terapia no es individual sino que puede ser combinada con otras para mejorar los resultados terapeúticos. En este caso, intentamos plasmar nuestra visión del mundo y utilizamos productos ecológicos, sostenibles y reciclados de la mayor manera posible.

Al igual, que para hacer el tratamiento individualizado empleamos el AGUA DIAMANTINA que conservamos y promovemos desde hace unos años cuando la descubrimos. Este agua potencia la labor de las flores y ayuda a equilibrar más profundamente ya que actua a nivel celular.

Antes de entregar al paciente, armonizamos el tratamiento con una vibración específica que le aporta la misma frecuencia sanadora que necesita el paciente.

En nuestra experiencia, también hemos decidido incorporar como parte del proceso de las constelaciones las FLORES DE BACH tanto para el desarrollo de los movimientos (eliminar bloqueos, miedos inexplicables, etc.) que sean más fluidos en caso de necesidad, como para la continuación del tratamiento y que se liberen reticencias que puedan aún existir. Así pues, combinando ambas técnicas conseguimos un resultado más satisfactorio para la persona.

Al acabar el proceso terapéutico de la Psicología Sistémica, se le facilita al paciente un tratamiento para quince días que ayudará a la energía desbloqueada una mejor fluidez.